Uso de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de personalizar el contenido de la web y los anuncios que puedan aparecer para adaptarlo a tus preferencias, así como ofrecer funciones sociales y analizar el tráfico de la web. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros colaboradores de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Igualmente, puedes modificar tus opciones de consentimiento en cualquier momento y visitar nuestra Política de Cookies para obtener más información haciendo clic aquí

Aceptar Cookies Rechazar Cookies Más Información

Blog

La Articulación Esfenobasilar

No siempre íbamos a hablar de la rodilla, o del hombro, que sabéis perfectamente dónde se encuentran. Hoy toca divagar de una otra articulación que, aunque no os lo creáis, la tiene todo el mundo, aunque acceder a ella es un poco más difícil, porque se encuentra DENTRO DE LA CABEZA, en concreto en la Base del Cráneo.

Dicha articulación está constituida por la relación de dos huesos craneales bastante famosos (bueno, no tan famosos como para salir en el «Sálvame» aireando su relación, pero en el Universo Anatómico, no veas cómo lo petan): el Occipital y el Esfenoides. Bueno, pues resulta que estos dos grandes huesos se «unen» gracias a la archiconocida SINCONDROSIS ESFENOBASILAR, que mira tú por dónde, se ubica justo EN EL CENTRO DE LA BASE DEL CRÁNEO. Y he aquí lo que le confiere su importancia: estar en medio de todo, y por tanto, influenciando con su posición al resto del Cráneo y la Columna (no olvidemos que el mismo Occipital se articula con la primera vértebra cervical, el Atlas…yo ya sé que ustedes lo sabéis de sobra, es simplemente por engordar un poco más el artículo).

Y para rematar más el cuadro, la hipófisis: glándula endocrina donde las haya, que fíjate si es señorona, que por sentarse no se sienta en cualquier sitio, sino ni más ni menos que en LA SILLA TURCA, que está justo por delante de nuestra articulación de infame nombre (la esfenobasilar, por si ya os habíais perdido).

En conclusión: si el Centro del Cráneo no está bien dispuesto espacialmente, existirán repercusiones en la postura de los huesos del cráneo, de la columna y también por tensión fascial de la tienda del cerebelo, que llega hasta las clinoides de la Silla Turca (esto es para que sepáis todo lo que tiene que estudiar un fisioterapeuta, y así poder justificar nuestros honorarios) de la hipófisis y la regulación hormonal global del cuerpo.

Así que cuando veáis a uno de nosotros tocando vuestras cabecitas, no penséis que estamos en la inopia, sino bastante concentrados en dejaros el cráneo y la Esfenobasilar en condiciones.

Un abrazo fuerte para todos.